lunes, 28 de febrero de 2011

La libertad guiando al pueblo. Ferdinand Eugéne-Victor Delacroix (1798-1863)

La libertad guiando al pueblo, Delacroix  (1830)

Pintura romantica
Museo Louvre de Paris
óleo sobre lienzo 260 x 325 centimetros.

*.- Precedentes: Rubens, Goya, Géricault
*.- Localización: Museo del Louvre, París
*.- Tema: Testimonio, entre alegórico y realista, de la insurrección popular de julio de 1830 en Paris.

*.- Elementos formales:
-Colores pálidos, pinceladas sueltas y desenvueltas
-Composición piramidal
-Perspectiva gracias al fondo que va disminuyendo a medida que se aleja del espectador.
-Luz irreal que pretende junto al color potenciar el movimiento.

*.- Contexto: El lienzo representa una escena del 27 de julio  de 1830 en la que el pueblo de París levantó barricadas. El rey Carlos X de Francia había suprimido el parlamento por decreto y tenía la intención de restringir la libertad de prensa. Los disturbios iniciales se convirtieron en un levantamiento que desembocó en una revolución seguida por ciudadanos enojados de todas las clases sociales.
*.- Función y significado: Primeramente, propagandística, pero luego conmemorativa de la revolución de 1830, que tuvo lugar los días 27, 28 y 29 de julio de este mismo año en Francia


Ferdinand Eugéne-Victor Delacroix nació cerca de París. Su padre fue ministro de asuntos exteriores en el directorio napoleónico, y su madre era hija de un celebre ebanista de Luis XVI. De niño se educó en un ambiente selecto.
Logró la fama en el Salon de Paris de 1822. Amigo de George Sand y Frederic Chopin, visitó España, Tanger y Argel. Ello explica que la temática oriental este tan presente en su obra. Fue el máximo exponente de la segunda generación de pintores romanticos europeos.
Es este un cuadro de gran contenido político.
No solo es una de las obras mas importantes de este pintor, sino una obra cumbre del romanticismo y un símbolo de las revoluciones burguesas.El 27 de julio de 1830 se inició en París un movimiento popular contra la restricción de libertades por parte del rey absolutista Carlos X, impuesto por la Restauración posterior a las guerras napoleonicas.
Jovenes republicanos lideraron la insurreción la noche del 27 al 28, levantaron barricadas en los barrios del este y se hicieron con el control de la ciudad, el dia 29.
Las llamadas "tres jornadas gloriosas" desencadenaron un movimiento liberal en todo el Continente contra las monarquias absolutistas y la Restauración.
El cuadro es de gran contenido revolucionario, un gran icono.
Marca el momento en que el movimiento romantico abandono las fuentes de inspiración historicas antiguas para integrarse en la vida contemporanea.
Es tambien uno de los antecedentes historicos del realismo, por su intención crítica y su crudeza visual, y la primera composición pictorica política. La obra, una verguenza para los conservadores, fue comprada en 3.000 francos con destino al Museo Real, que la oculto al público por su caracter revolucionario.
EL TEMA
En el lienzo aparecen representadas distintas edades y clases sociales, desde burgueses y soldados hasta campesinos y obreros, para manifestar que en el proceso revolucionario existió una amplia participación. El burgués es el más cercano a la mujer y es probablemente un autorretrato de Delacroix.

LA LUZ
Se convirtió en una verdadera obsesión en la trayectoria de Delacroix. En esta obra, estalla en la blusa del cuerpo caido en primer término, envuelve la figura de la mujer y se disuelve entre el humo y las casas del fondo, insinuado con breves pinceladas que funden la atmósfera y el humo de la pólvora.

LA MUJER
Representa la libertad, aparece con el torso desnudo y porta la bandera tricolor en su mano derecha y un arma en la izquierda. Su figura se ha convertido en la alegoría de la República Francesa. Según la critica de la época, su vestido desgarrado, su piel sucia e, incluso, el ligero vello que aparece debajo de la axila demostrarían que la protagonista del cuadro es una mujer del pueblo llano. Delacroix eligió como modelo las estatuas de Venus del mundo grecorromano.

EL MOVIMIENTO
Es uno de los elementos que caracterizan el cuadro, que refleja la ruptura que supuso el Romanticismo con las convicciones del Neoclasicismo. Todas las figuras y objetos están recorridos por el temblor y la tensión revolucionarios.
EL COLOR
Los grises y terrosos son un homenaje del autor a Géricault, uno de sus maestros. En vez de colores planos, prefiere la vibración de tonos combinados con pinceladas sueltas.



LA COMPOSICION
Es estrictamente clásica: las figuras se distribuyen de arriba abajo, en una pirámide cuya base está formada por los caldos. La escena se divide en dos mitades, a ambos lados de la mujer.